04 abril 2017

Solomillo de cerdo con salsa de almendras y ciruelas





Hoy ya tocaba nueva receta en el blog. Esta es una de mis favoritas. Queda espectacular y no da mucho trabajo. Os la recomiendo para cuando tengais invitados y poco tiempo. La salsa la podeis preparar de antemano y luego calentarla antes de servir la carne.

Ingredientes (4 personas):


2 solomillos de cerdo enteros
sal y pimienta
Aceite de oliva


Para la salsa:

1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
4-ciruelas pasas 
50 ml. de brandy
1 puñado de almendras
1 vaso de caldo de pollo o agua
100 de nata para cocinar (18% MG)




Modo de hacerlo:


Para preparar la salsa:

Remojar las ciruelas en el brandy durante 15 minutos o hasta que se ablanden las ciruelas.

Pelar y cortar los dientes de ajo en dados.

Pelar y cortar la cebolla también en dados.

En una sartén calentar 2-3 cucharadas de aceite de oliva y sofreir los ajos y la cebolla durante 5 minutos o hasta que esté transparente removiendo de vez en cuando.

Añadir las almendras y las ciruelas y rehogarlas durante 2 minutos. 

Verter el brandy en el que se han remojado las ciruelas sobre el sofrito. Subir el fuego para que se evapore el alcohol y añadir el caldo. 

Sazonar y llevar a ebullición y luego bajar el fuego y cocinar la salsa a fuego medio durante 20 minutos. 

Añadir la nata y cocinar 5 minutos más. Rectificar de sal si es necesario y pasar la salsa por la batidora.

Reservar en caliente.

Mientras se hace la salsa sazonar los solomillos con sal y pimienta. Atarlos para que tengan buena forma.

Calentar 2 cucharadas de aceite de oliva a fuego alto en otra sartén grande donde quepan los solomillos enteros.

Dorar los solomillos por todos los lados a fuego alto.   

Precalentar el horno a 200º.

Una vez bien dorados los solomillos ponerlos en la bandeja del horno y tapar bien (para que no se escapen los jugos) con papel de hornear o de aluminio. Hornear a 200º durante 10-12 minutos según gusten más o menos hechos.

Sacar del horno y cortar en lonchas no muy finas.

Servir enseguida con la salsa por encima. 


Nota: En lugar de nata par cocinar podeis usar leche evaporada.

Podeis adornar la carne con unas almendras picaditas y doradas en la sartén sin nada de aceite.





09 marzo 2017

Zarangollo murciano con bacalao







Plato típico de la cocina murciana. Receta tradicional a la que se puede añadir patata sin embargo yo en lugar de la patata le he añadido un poco de bacalao desalado y el resultado ha mejorado considerablemente.
Una receta ligera y estupenda para la época de cuaresma en la que estamos.



Ingredientes (4 personas):


200 gr. de migas de bacalao desalado
1 cebolleta mediana
2 calabacines
3 huevos
Aceite de oliva
Sal y pimienta
Una pizca de orégano seco
1 pizca de guindilla (opcional)







Modo de hacerlo:


En primer lugar desalar el bacalao poniendolo en un bol con agua fría unas cuantas horas antes. Al ser migas tardarán 4-5 horas. Cambiar el agua 2 veces.

Pelar la cebolleta y picarla en juliana.

Lavar los calabacines, secarlos y quitarles las puntas. Partirlos en rodajas muy finas con una mandolina. Si no se tiene mandolina lo más finas posible.

Calentar 3 cucharadas de aceite de oliva en una sartén y sofreir la cebolleta durante 3 minutos.

Añadir el calabacín. Sazonar ligeramente con sal, pimienta, un poquito de orégano seco. Tener en cuenta que el bacalao ya le aporta sal.

Sofreir lentamente durante 10-15 minutos dependiendo del grosor de las rodajas.

Añadir el bacalao desmenuzado y sin espinas a la sartén, mezclar y cocinar 2-3 minutos más.

Por último batir los huevos en un bol y añadirlos a la sartén. Remover hasta que se integren y cuajen ligeramente. 

Servirlo inmediatamente. Se puede servir sobre rebanadas de pan tostado.




11 febrero 2017

Pastel de queso japonés






Tenía una curiosidad enorme por este pastel que había visto en infinidad de blogs y como una es curiosa y me gusta probar cosas nuevas pues el fin de semana pasado me lanzé a la aventura y preparé este pastel. 

No tiene nada que ver con las tartas de queso que estamos acostumbradas a tomar, ni siquiera se le parece pero su textura es como que se deshace en la boca. Maravilloso sobre todo con el sirope con que lo acompañé.


Ingredientes (para un molde de 24 cm):


250 gr de queso crema
50 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
20 gr de maicena
60 gr de harina de repostería
1/4cucharadita (1,25 gr.) cremor tártaro
1 pizca de sal
150 gr de azúcar
6 huevos
100 ml de leche
15 ml de zumo de limón

Para el sirope de frambuesas y arándanos:

100 ml. de agua
2 cucharadas de azúcar
25 gr. de arándanos
25 gr. de frambuesas





Modo de hacerlo:

Engrasar un molde desmontable de 24 cm o similar y colocar papel de hornear en la base.

En un bol  poner el queso, la mantequilla y la leche. Mezclar bien.

Poner el bol al baño maría y remover hasta que esté todo integrado y no tenga grumos.

Separar las claras de las yemas.

Mezclar la harina, la maicena y la sal. Tamizar.

Volver a tamizar la harina sobre la mezcla de queso y remover para que quede una mezcla homogénea y quede todo integrado.

Añadir poco a poco las yemas y el zumo del limón, con movimientos suaves y envolventes. Mezclar hasta conseguir una masa homogénea.






Precalentar el horno a 160º.

Montar las claras con ayuda de unas varillas o robot de cocina. Incorporar el cremor tártaro una vez empiecen a montar.

Seguir montando las claras e ir incorporando el azúcar en varias veces.Continuar montando las claras hasta que al dar la vuelta al recipiente no se caigan.

Cuando nuestro merengue tenga picos firmes añadir a la mezcla del queso en dos o tres veces y mezclar con movimientos envolventes para que no se nos baje.

Verter la mezcla en el molde engrasado y dar algunos golpes sobre la encimera para que las burbujas de aire suban a la superficie.

Forrar la base de nuestro molde con 2 capas de papel de aluminio para que no entre agua dentro del molde.

Poner agua caliente sobre una bandeja en la que quepa el molde o en la bandeja del horno y colocar el molde dentro.

Hornear durante 1 hora y 10 minutos aproximadamente. Comprobar con un palillo o brocheta.

Una vez listo apagar el horno y dejar dentro el pastel 10-15 minutos antes de sacarlo.

Dejar enfriar sobre una rejilla y cuando esté frio desmoldar.

Decorar con azúcar glas y servir con un sirope de frambuesas y arándanos.

Para el sirope de arándanos y frambuesas:

Poner al fuego un cazo con el agua, el azúcar y los arándanos y frambuesas.

Calentar a fuego medio unos 5 minutos hasta que la fruta se deshaga.

Triturar con la batidora y pasar por un colador para eliminar las pepitas de la frambuesa.

Dejar enfriar y servir con el pastel.

Nota: Yo usé un molde de bunt cake porque el molde desmontable era pequeño para estas cantidades.

Fuente: Los tragaldabas



09 enero 2017

Gratén de berenjenas con bechamel de puerros






Pero qué buenos son estos platos para el invierno y cuando el frío aprieta, solo tienen un inconveniente y es que son muy calóricos. 

Hoy os propongo unas berenjenas gratinadas con jamón picado entre capa y capa. Cocina sencilla y de temporada. ¡Qué más se pude pedir!. 

Ingredientes (4 personas):


2 berenjenas grandes
50 gr. de jamón serrano en dados

1 diente de ajo
1 puerro grande
60 gr. de aceite de oliva
90 gr. de harina
800 ml. de leche 
sal y pimienta
1 pizca de nuez moscada
aceite de oliva
queso rallado




Modo de hacerlo:


Lavar y cortar en rodajas de 1 cm. las berenjenas. Espolvorearlas con sal dejar reposar 30 minutos para que suelten los jugos amargos.

Escurrir y secarlas con papel de cocina.

Precalentar el horno a 200º.

Forrar la bandeja del horno con papel sulfurizado y colocar las berenjenas en la bandeja en una sola capa. 

Pincelar las berenjenas con un poco de aceite y hornear durante 10 minutos.

Mientras se hacen las berenjenas preparar la bechamel.







Para la bechamel:

Pelar el ajo y picarlo en dados. 

Lavar el puerro y quitarle la parte verde y la primera capa. Cortarlo y picarlo en brunoise ( muy picadito).

Poner el aceite a calentar en un cazo y sofreir el ajo y el puerro 5 minutos o hasta que se ponga transparente pero no dorado.

Añadir la harina y rehogarla unos minutos. Añadir la leche y remover continuamente para que no se formen grumos. Sazonar con sal, pimienta y nuez moscada. Cocinar durante 15 minutos o hasta que espese y coja la textura adecuada.

Batir con la batidora unos minutos para que quede una bechamel suave y de textura homogénea.

Engrasar ligeramente una fuente de horno y poner en el fondo unas cucharadas de bechamel. 

Colocar encima una capa de berenjenas. Espolvorear por encima el jamón picadito y luego otra capa de berenjena y jamón hasta acabar las berenjenas.

Verter encima la bechamel y espolvorear por encima con el queso rallado. 

Hornear a 180º durante 30 minutos o hasta que se gratinen.  






Feliz año para todos y hasta pronto.






linkwithin



También te puede interesar: Plugin for WordPress, Blogger...